Fuente de la Eterna Juventud

Osvaldino Rojas Lugo y la creatividad doctrinal en Derecho del Trabajo y la Seguridad Social.

Eduardo López Huailla1

I

El Amigo Notable, Maestro, Doctor en Derecho, Profesor de ese área; nacido en el municipio de Arecife del Bello, hoy, Estado Asociado de Puerto Rico, Don Osvaldino Rojas Lugo, está con nosotros latentemente aquí, reproduciéndonos regocijos que nos interesa mantener para dicha común de sentir todos los efectos positivos expandidos por el Mundo de lo que se dijo existir un extraordinario portento llamado “El Dorado” al cual se busca y se seguirá buscando aún con más persistencia, como intentaron hallar al manantial oculto de la Eterna Juventud que hombres de los siglos XV y XVI inesperadamente llegados a la Región Caribeña de donde surgió la tentadora noticia de su existencia; que, para estudiosos en general del Mundo se ha trocado en una suerte de perseverancia para continuar en sus elucubraciones generosas; y, en esta Organización, se ha convertido en el encanto de ser poseedor de la profunda espiritualidad académica, y cada quien, pone en práctica cotidianamente en el entorno al Derecho en general sus aportaciones y, en particular, en lo que concierne al Derecho del Trabajo y a la Seguridad Social. ¡Por eso decimos con solemnidad, que el Maestro Osvaldino Rojas Lugo, está con nosotros!

Nuestra Organización, transmite por esta vía, lo que fue la vida llena de gran fuerza individual académica; tenaz y progresista; consecuente con las actitudes de coadyuvar positivamente a vivir en sociedad con mejoramiento de sus condiciones de vida; a pesar de estar llena de contradicciones y que seguirá como carga pesada para nosotros, que habremos de sobrellevar con serenidad por el largo camino de nuestras existencias como supo hacerlo Osvaldino Rojas Lugo, quién –decía—“Costará mucho tiempo más a los sobrevivientes superar las contradicciones”. Modestia; sencillez; generosidad son los atributos propios de quienes cultivan el Bien. Tal tríptico es lo primero que cultivó en vida, Osvaldino Rojas Lugo.

Desde la vez primera que lo conocimos –y, que se repitió verlo– en distintos lugares donde se juntan laboralistas para debatir la trascendencia del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social junto a la ciencia; sea en el Perú, en la Argentina, en San Salvador, en Bolivia, en España, en Grecia, Uruguay, Costa Rica o en su propio Estado Asociado Puerto Rico, Región generadora de lo imaginativo cautivante de existir el manantial de la Eterna Juventud, convivió el Maestro con nosotros, hasta los primeros años del Tercer Milenio, o sea hasta el 6 de marzo del año 2003. No porque hubiera estado en el ocaso de su vida, sino por la virtud que cada quién contribuye a la dicha de otros, cual si tuviera una “eterna juventud”.

Es mucho prodigio compensador, la virtud del bien en favor de nuestros congéneres que poseen y practican quiénes le dan ese valor. La virtud no habla, se manifiesta por el buen uso de la razón que se hace sin malograr a nadie.

La data final de la vida de Osvaldino Rojas Lugo, que llegó hasta su escritorio le dejó el agradable sueño en el preciso momento de estar abstraído, trabajando, preparando y corrigiendo de todo corazón, la ponencia que iba a ser expuesta por él, en la XLIII Asamblea Nacional de la Academia Mexicana de Derecho del Trabajo y de la Previsión Social ya convocada para el 14 al 16 de Abril del 2003 en la prodigiosa Ciudad de Villahermosa, Tabasco; y después de tan bello momento de la presencia de esa ultima data se alejó tal virtud induciéndonos a ser capaces de imitar sus atributos, como hábito personal.

Verdad, mucha verdad, Osvaldino Rojas Lugo no descuidaba su misión de ser Presidente de esta Organización que hoy lleva adelante la materialización de su III Congreso Iberoamericano de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social.

El corazón del Maestro, del Amigo que reparte el Bien Académico de sus conocimientos adquiridos a sus congéneres; súbitamente, dejó de latir; pero para pasar a relucir en la eternidad infinita, mientras lo infinito se acabe, que sólo acaecerá con la desintegración de este Planeta. ¿Pero, por qué, tan súbitamente dejó de latir?.

La respuesta se da, por si sola. Nadie, ni los virtuosos podrían explicar. Hay que mostrar, la decisión de avanzar sinceramente con el Bien, que es el factor forjador de las Ciencias. Eso intentaba, Osvaldino Rojas Lugo. Por eso está hoy con nosotros.

Hay necesidad de analizar hoy la ponencia aludida. Mostrar al Mundo el elemento que rige junto a sus ramas, el Derecho en general y a las especialidades preferidas a que se abocó Osvaldino Rojas Lugo, quién repetía: “Es llegado el momento de proclamar que existen ramas normativas que conciernen al Derecho del Individuo, cuyo sujeto es la persona física; y hay otras ramas, que pertenecen a la sociedad cuyo sujeto es la persona colectiva. La falta de esa distinción, hace que el Derecho en general, esté estancado, sin avanzar, para ser Ciencia.”

Se dio el primer paso para comprender esa preocupación de sistematización en vida de Osvaldino Rojas Lugo. El dr. y profesor. Angel Guillermo Ruiz Moreno, miembro activo de la “Asociación Iberoamericana de Juristas en Derecho del Trabajo y la Seguridad Social – Dr. Guillermo Cabanellas”, publicó el documento en la página 105 de la División de Estudios Jurídicos de la Ilustre Universidad de Guadalajara “JURE” 8, Epoca V, Año III. Se ve ahí que Osvaldino Rojas Lugo, lleva como autor, el mérito de haber tenido la condición de ser Presidente de esta Asociación Iberoamericana, quién como tal, intituló a su trabajo:“El Hostigamiento o Acoso sexual como un Mal Social que afecta la Estabilidad en el Empleo”. Refleja la Ponencia, dinámica académica de contribuir por esta Organización que se ha constituido en Centro Activo de Ciencia cultivando las dos Especialidades Derecho del Trabajo y la Seguridad Social y que, destella fulgurante avances del análisis del Derecho, no como Cuerpo Colegiado que reproduce los aspectos clásicos o tradicionales, sino bajo la tarea de analizar sus grandes problemas. La“Asociación Iberoamericana de Juristas en Derecho del Trabajo y la Seguridad Social – Dr. Guillermo Cabanellas” debe llevar adelante programas valientes como los que se elaboró desde su fundación, que fue el 19 de Octubre de 1995 en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, emitiendo Declaraciones Programáticas que son conocidas como “Declaración San Juan I” y “Declaración San Juan II” que están anexadas a este esbozo, con finalidades de que este Congreso con su Comité Organizador conducido metodizadamente por los profesores, Doctores Angel Guillermo Ruiz Moreno, Presidente; y el Lic. Roberto Rubio Unive, como Coordinador General, continúen en el venidero lapso del 2003 al 2007 junto al mismo Cuerpo Directivo de Vicepresidentes; y presenten, la “III Declaración”.

Se avizora desde ya, que en ese lapso, participarán no solo laboralistas, sino iuslaboralistas y Segurólogos de Iberoamérica y del Mundo, coadyuvando y honrando pensamientos dinámicos académicos activos de grandes Maestros, como Guillermo Cabanellas de Torres, y Osvaldino Rojas Lugo, iniciadores que son y perseveraron, en la tarea de estructurar el Cuerpo Colegiado científico Iberoamericano de ambas Especialidades, que va en aumento peculiar único; para proclamar, en el nuevo Milenio, que el Derecho del Trabajo y la Seguridad Social, son ambos, brotes del Derecho en General, destinados a proponer que los Derechos de la Persona Colectiva –ya concretada desde el empleo de la máquina– sea la persona colectiva laboral que pone en práctica la iniciativa de conjunto que debe llegar a la conducción del Estado Soberano y, a convertir el Derecho en General, en Ciencia; y que no siga siendo, ficción; que admite existencias financieras de desigualdad, a pesar de que participan aunadamente, trabajadores y empleadores en la creación de bienes materiales y prestación de servicios, desde el inicio histórico que significa, la revolución industrial o de la máquina.

Esa gran tarea programática se concentra hoy en esta Tierra generosa que es la región Mejicana, Patria de Benito Juárez, de Francisco Madero, de Pancho Villa, Emiliano Zapata, Mario de la Cueva y tantos otros que, contribuyeron y contribuyen al avance del Derecho en general, como Ciencia. Ya mucho se ha dado con el aporte de esta Región hispanohablante, que es la propuesta universalmente expandida como Constitucionalismo Social; faltando tan solo que el Derecho Constitucional individualista se quede con la careta del más negro individualismo lacrado de neoliberalismo, atrasado y expoliador.

La Humanidad después del neoliberalismo, espera Justicia si mitos, basado en la estructuración de un Poder Judicial por voto directo para poner fin a lo que retumba en la sociedad humana como justicia social donde, en muchos casos, se manifiesta el juzgador siendo juez y parte a la vez, por actos de Gobierno que de ningún modo significa sea de Estado Soberano, sino solo variantes de gobierno pretendido por el fascismo y el nazismo, expresadas hasta el nuevo Milenio, como formas de gobierno republicano propio del extinguido régimen feudal o esclavista: o como recientemente se intenta imponer, el monopolio político manipulado por multinacionales con meollos neo liberales.

Nuestra Organización ya dio un otro paso adelante y es que la Justicia social, debe ser suplida por la Justicia Laboral.

II

Siguiendo al Maestro Guillermo Cabanellas, innovador estructural del Derecho del Trabajo en hispano América; Rojas Lugo, dio a sus conocimientos académicos adquiridos en materia laboral y en seguridad social, la dirección del camino que señalan las ciencias estrechando o intentando conectar, la teoría general del contrato de trabajo en lo laboral, con la financiación matemático-actuarial de cuidar la salud del capital humano que busca la seguridad social que, necesariamente ambas arrastran. la profundización de la teoría de la plusvalía; para confluir a un área necesario muy propio de ambas especialidades, cual viene a proponerse franca y abiertamente la estructuración de un Derecho Colectivo que, el Derecho en general debe imponerse, con un sujeto de derecho que implícitamente es la sociedad humana incluyendo al Estado Soberano de cada región, del que no puede prescindirse y permitir, se quede aislado, solo con república constitucional individualista, que es lo mismo, decir, que urge separar o distinguir, el sistema latino romano, del sistema anglosajón; para penetrar, en un área nuevo que reconozca la necesidad de comenzar con lo intercultural, que no comenzó el año 1492, más al contrario, se estancó. en una caparazón urdida que califica aquel hecho como un fenómeno de las ciencias sociales. He ahí un mensaje doctrinal del Maestro y Amigo, Profesor Rojas Lugo; a quien precedió, el Maestro Cabanellas, y de tras de ellos, forjar estudiosos académicos que aumenten, de dos, a tres; a diez, a cientos.

Congregada como está nuestra Organización hoy, participando en ella meritorios académicos decididos a imprimir cauces nuevos surgidos en la sociedad, propios de este Milenio, ella y todos nos encaminamos, a re-descubrir incluso aquél Derecho Ancestral Bio-diverso de nuestro Continente Nativo que forjó la solidaridad en los pueblos; factor ese que motivó el surgimiento de las nuevas formas de gobernar a los Estados que, en los viejos Continentes no se dio por estar acostumbrados en miles y millones de años de vivir en reinados e imperios inmutables con guerras inacabables.. Bien lo saben todos, el Continente Autóctono, generó el Presidencialismo, expandido raudamente en el Mundo, acorralado empero hoy, por una democracia afectada de leucemia.

El Derecho del Trabajo y la Seguridad Social dos ramas que surgieron, el primero a mediados del siglo XVIII y el segundo, después de la II Guerra Mundial de 1939-1945 ambas son desafiantes, para el avance del Derecho en general, hacia su sistematización, para ser Ciencia, verdadera ciencia.

Pregúntase en el Mundo académico: Si el Derecho en general, con sus distintas ramas que brotan, caducan, se perfeccionan, se abrogan y derogan al empuje de quehaceres humanos diversos, al punto que se lo califica, tan solo como Ciencia Social. Qué ha de entenderse por Ciencia Social?.

En la variedad terminológica en la que se parafrasean hoy frases, como “costo social”, “sociedad civil”; son ellas expresión de fenómenos desiguales; son por tradición, ciencia social?.

Un difundido libro cuya primera edición es de febrero del año 1980, de Mario Bunge, intitulado Epistemología, en su capitulo 11, II Parte Filosofía de las Ciencias Sociales, se sostiene: “No ha sido fácil llevar a la ciencias sociales por el camino de la ciencia ni les es fácil permanecer en el. En primer lugar porque ha nacido de las humanidades y de la ideología, en segundo porque siguen sometidas a presiones de ambos lados”. En otra parte del mismo capítulo, se anota: “Los sociólogos influidos por la escuela histórica cultural suelen afirmar que las ciencias sociales no pueden ser exactas porque tratan con finalidades, valoraciones y actos deliberados, todo lo cual trasciende a la naturaleza y es rebelde a la matematización”.

No ha de extrañar esa afirmación porque emerge de un mundo en contradicciones, en el que, la biología en esos años, ya revelaba haber progresado enormemente, terminada que fue la II Guerra Mundial y, comenzaron los cambios en todos los órdenes del saber humano.

Precisamente ahí mostró disconformidad la persona del profesor Osvaldino Rojas Lugo. Pues, este Amigo Inolvidable, en Lima-Perú, en la II Jornada Iberoamericana del 2 al 6 de noviembre de 1981, junto a el, contados laboralistas, se inquietaron por ligerezas que venían como propuestas aparecidas, respecto a la terminación de la relación de trabajo por decisión del empleador que, distorsionaba la naturaleza “sui generis” que se tenía entonces, del contrato de trabajo, fruto distinto al que regia en el feudalismo; y que después se trocó esa propuesta, en el Convenio No.168 y en la Recomendación No.166 de la OIT, ambos de 22 de junio de 1982, que fue causa de muchas distorsiones que afectaron a instituciones del Derecho del Trabajo, después

Rojas Lugo dedicó su tiempo, como otros lo hacían, en tareas de sistematización con esfuerzo personal, recogiendo y tomando estelas abiertas por Maestros amantes de la solidaridad humana sin miramientos. Como Abogado que era en su condición de académico, siguió las especialidades del Derecho del Trabajo y la Seguridad Social. Y, trocó su esfuerzo propio, hacia su Región que le dio vida Arecibo, lugar preciado del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Expandió sus bellos esfuerzos por los cuatro puntos cardinales de su Región: Por el Sur, Lima-Perú, (“región segunda” del Mitimaes después de Cusco) que la Historia todavía misteriosamente no revela y sigue ocultando (al Mitimaes) excepción hecha de esfuerzos de personalidades que no admiten tan raro comportamiento ”oficial”; acumulando investigaciones extraídas del misterio cual sucede con muchos estudiosos, entre ellos. la labor en la ciudad de Lima del Profesor. Juan José Vega que al igual que tantos, dan de sí, su aporte. Hasta ahora no se han reproducido ni parece que se decidirán a proponer, menos re-hacer o explicar las causas de haber sido entre muchas otras, por ejemplo, las Ruinas del Machu Picchu, ciudad prehispánica, descubierta al Mundo, por Hiram Bingham el año 1911 del fenecido siglo XX; ni la causa de los avances de la cultura precolombina que se expandió hasta la Isla de Pascua, hacia el Sur del Océano Pacífico.

Aquí, vuelve a resaltar la presencia del Amigo Inolvidable Osvaldino Rojas Lugo, en el acto último de su esfuerzo efectuado en su preciado escritorio, donde corregía, repasaba, aditamentaba su ponencia, después de haber escrito sus conclusiones reflejando lo que encerraba su preocupación, que dice de lo publicado en la pagina 115 de la Revista Jure antes mencionada: “ 6.- Tenemos que esforzarnos en erradicar el pernicioso hostigamiento sexual en nuestras sociedades, el cual, evidentemente, crea un clima humillante para la mujer”.

Porqué su autor pluralizó el mensaje, luego de analizar los sistemas normativos anglosajón de los EE.UU, el sistema Latino Romano que rigen en México y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, sin mencionar, que en los tres tipos de Estado, el tópico es analizado solo en la judicatura ordinaria. y no en la Judicatura Extraordinaria?- Es que, los Estados hispano hablantes y el Mundo, anhelan llegar a un Mundo en solidaridad. Ese es el hecho meritorio que sigue este III H. Congreso Iberoamericano de Juristas en Derecho del Trabajo y la Seguridad Social que, el Inolvidable Maestro, Estudioso y Profesor, orientaba. Sigamos para concluir. con otros aspectos trascendentales preocupación de esta Organización Iberoamericana de Juristas en Derecho del Trabajo y la Seguridad Social.

III

¿Quiénes son los amordazadores de la Historia oficial y, de la no Oficial?. Qué Prehistoria debe asignarse al Continente Nuevo, descubierto el año 1492. Sin duda no puede ser ni ha de ser, la Prehistoria Oficial de los viejos Continentes. Esa sola circunstancia obliga a admitir que no tiene coherencia si se habla de Historia, por cierto humana, de modo exclusivo, oficialista, de la normatividad de los Viejos Continentes.

No tuvo mayor importancia para la historia “oficial” del ser humano de los Viejos Continentes, la inesperada llegada del conquistador o conquistadores, al Continente Nativo, el 12 de octubre de 1492; quiénes, entre ellos la Historia Oficial nada sabían de la biodiversidad autóctona. Gradual y rígidamente estableció el conquistador y el colonizador con instrumentos básicos de imponer normas de temor, miedo, asaltos, guerras inacabables, la temible inquisición que estremeció al Mundo; que, nada de ello se conocían en el Continente Nativo; cuyos litorales y costas sobre el Océano Pacifico aparecen como ignoradas por las tradicionales culturas de los Continentes Viejos; lo que igualmente sucedió con sus desconocidas costas sobre el Océano Atlántico, por miles, millones de años transcurridos desde la formación del Planeta Tierra; desde su Prehistoria”Oficial”, hasta el siglo XV.

La Conquista y el Coloniaje como Derecho del vencedor, ha sido impuesto en el Nuevo Continente mediante, dos sistemas: El Latino Romano primero por una parte; y, por otra, el sistema Anglosajón. Y, ante esos dos, sistemas, por cierto hubo un propio Derecho viviente en tan extenso Continente Autóctono que regulaba el comportamiento o conducta humana solidaria, sin guerra. Si hubo un Derecho así, donde está. A quiénes toca el exponer su existencia o, el reproducirlo?.

De hecho, el mestizaje del siglo XV, a partir del 12 de octubre de 1492, tuvo un choque no previsto. No activó de inicio la resistencia con miedo para los que emigraron, sino al contrario ofrecieron solidaridad manifiesta los habitantes de la primera isla de encuentro que hubo, a la que llegaron Cristóbal Colón y su tripulación, cuyos habitantes autóctonos actuaron ante los visitantes llegados con franqueza del vivir, como que vivían sin humillaciones; pues hallaron en los inesperados visitantes imagen y semejanza con ellos; y la diferencia notoria por cierto, era que mientras los autóctonos vivían según sus costumbres en sociedad conforme a su propia naturaleza, a lo sumo se preguntaban, qué ocultaban los visitantes en sus atuendos; y no esperaban jamás que de inmediato iba a iniciarse un mestizaje brutal, con violencia aquel mismo día; con la furia del que persigue violentamente al vencido. En la mente y cultura de Cristóbal Colon y de su tripulación existía la certeza de haber dado la vuelta al Mundo navegando por Occidente, y por cierto, su llegada era a tierras de la India, cuyos moros, judíos y enemigos de la secta de Mahoma, quedaron expulsados de Granada totalmente, el 30 de marzo de 1492. El Mundo, lo sabe, que los emigrantes no pisaron tierra alguna de la India, pero estigmatizaron brutalmente a sus habitantes por estimar que eran los vencidos, quedando sellados por ello de “indios-esclavos”, aquel día y, así querrían que se continúe.

Quinientos años después quitar tal estigma, significa heroísmo. Y, ahí está otra vez, la personalidad de Osvaldino Rojas Lugo; en lucha contra los sabuesos que instituyeron, para el colmo, en todas las regiones del dominio territorial colonizado español, fincas, haciendas e Institutos Indigenistas de amaestramiento, con el fin de continuar esgrimiendo el delantal de la democracia por ellos creada, formas inaceptables de estancar y acabar con el Derecho propio del Continente Nuevo; que fue y es, lleno de solidaridad; y emprende en esas circunstancias su marcha, el Maestro Rojas Lugo, con muchos hispanohablantes, hasta llegar a este momento en que prosigue el debate sobre ambas especialidades en este III Congreso de la “Asociación Iberoamericano de Juristas de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social-Dr. Guillermo Cabanellas”.

La amistad de Osvaldino Rojas Lugo, llegó al Norte. Abarcó todo cuanto es hispanoamérica y avanza por el Caribe separada por la lucitanía; pero igualmente a lo largo de las riberas del Río Amazonas hasta el litoral del Atlántico, hasta sus límites; enarbolando la Bandera del Derecho que debe ser vigente en este Continente Nuevo con su propia biodiversidad y basado en la solidaridad humana y que sigue poniéndose en práctica sin guerras, pero si, aprendiendo lo defensivo con guerrillas de dirección académica, pero sin engaños.

Este III Congreso Convocado por la Asociación Iberoamericana de juristas en Derecho del Trabajo y la Seguridad Social Dr. Guillermo Cabanellas, con auspìcios del meritorio Estado de Jalisco, México; de la Bicentenaria Universidad de Guadalajara y del Comité Organizador de la Organización, recibe con alborozo la presencia espiritual ganada del amigo Inolvidable, Maestro y Profesor Osvaldino Rojas Lugo, con el Maestro Dr. Guillermo Cabanellas de Torres que dieron para honra y honor de este Congreso, de estar presentes físicamente familiares de ambos pioneros con el criterio amplio de sus compañeros de lucha y a la vez ascendientes junto a la presencia de académicos estudiosos del Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social a nivel universal; y familiares pioneras de partidarios que proponen la Clasificación del Derecho en General, en dos ramas grandes, la que ha de concretar normas para la individualidad de la persona física y, normas para la persona colectiva expresada en las personas colectivas productoras, entre particulares y los cuerpos colegiados llamados de iniciativa colectiva, en las formas de ser siempre Escuelas de perfeccionamiento del Derecho en General.

Concluyo aquí reproduciendo frases de los Maestros Cabanellas y Rojas Lugo, dejadas tras luengos años de experimentación vivida: Pues, si Tomás Alba Edisón fue el pionero de la electricidad, G. Westinhouse fue su perfeccionador y pionero de la electricidad y el gas; en el campo de Derecho, Cabanellas fue el pionero del Derecho del Trabajo Iberoamericano, Rojas Lugo. el tenaz ejecutor seguidor de ambas especialidades incluyendo la Seguridad Social

Ambos grandes Maestros, dicen; el primero:

Si bien ningún libro puede considerarse logrado en su plenitud, libre de errores, menos es posible en este caso en que aún las fronteras donde los hechos se produjeron aparecen cerradas y se niega el acceso al escenario en el que el drama se representó”. (La Guerra de los l000 Días, Segunda Edición. Buenos Aires, Enero de 1975).

El segundo, sostiene:

Es un hecho histórico significativo que el trabajador puertoriqueño se encontraba tan desposeído y abandonado que no surgió ningún líder puertoriqueño y fue entonces cuando el líder obrero mencionado Iglesias Pantin logró crear organizaciones del trabajo en la Isla” (El Desarrollo del Derecho Laboral en Puerto Rico e Iberoamérica y su Interrelación con el Desarrollo Político”.San Juan, Puerto Rico 1997)

Las citas de ambos pioneros, en la región de habla hispana, para bien de la Humanidad compromete intentar ocupar el lugar que sigue la estela de los grandes Maestros del espacio que cubre la Región, expandiendo solidaridad en el Mundo para proscribir toda forma de guerra. El reto y el desafío, está dado.

Gracias a vuestra excelencias por la tolerancia brindada en la difusión de esta Semblanza. Y gracias a las esposas de tan brillantes Maestros, Doña Carmen Cabanellas e hijos y a Doña. Rita Ortiz Vda. De Rojas Lugo e hijos e invitados especiales de Argentina y Costa Rica; y gracias mil por la acogida que nos brinda la maravillosa Ciudad de Guadalajara, centro dialéctico creador y dinámico de un futuro mejor..

20-22 de Noviembre del 2003

1Vicepresidente de la Asociación Iberoamericana de Juristas del Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social ‘Guillermo Cabanellas’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *