Las Cooperativas de Trabajo Asociado – De la informalidad a la formalidad y a la viabilidad

por Alma Clara García

Esta ponencia hace parte de un work in progress que  analiza el tema de las Cooperativas de Trabajo Asociado-CTA, desde el ámbito de la teoría sistémica del derecho social que vs. las doctrinas tradicionales, privilegia la profundización en el caso concreto,  no solo desde la estructura normativa que lo cobija sino desde la realidad de su aplicación, vista a partir de los valores que promulga y  de la posibilidad que tiene de generar una conducta transformadora. [1]

Premisas

La asociación cooperativa es una forma de autogestión que tiende hacia la emancipación económica de cierta categoría social de personas, que de otra forma estarían engrosando las filas del trabajo informal.

Uno de los objetivos y quizá el más importante de una asociación de trabajo cooperativo, es la lucha contra el desempleo dependiente.

Los asociados a las Cooperativas de Trabajo Asociado-CTA,  prescinden de la clásica estructura patronal, mediante la producción, la venta de bienes o la prestación de  servicios, por cuenta propia.

La creación y propagación de las CTA debe producir en el mejor de los sentidos, un grado mayor de equilibrio del sistema social, en la medida en que los índices de desocupación y de aumento de  la delincuencia tienden a disminuir, al igual que las tasas de conductas o subculturas desviadas.

Regulación

Las organizaciones  cooperativas de trabajo privilegian la relación personal sobre la tenencia de capital; se fundan en la solidaridad y en la ayuda mutua y se desarrollan bajo el principio democrático y participativo, de un voto- un asociado.

Las CTA, se encuentran definidas por la ley colombiana como organizaciones sin ánimo de lucro, no reguladas por el derecho laboral, pertenecientes al sector solidario de la economía, que asocian personas naturales,  que son en forma simultánea gestoras de la CTA y aportantes económicos y directos de trabajo asociado, en la ejecución de las actividades socioeconómicas que son objeto de la CTA.

Las CTA propenden hacia la realización de todas las gestiones necesarias para promover el bienestar de sus asociados, con el fin de que puedan afrontar dignamente las contingencias y cargas familiares, que afecten su salud y capacidad económica.

La calidad de asociado de la CTA (aportante y gestor de la empresa), le otorga el derecho de participar en la administración de la CTA por medio del desempeño de cargos sociales. Los asociados sin discriminación alguna, pueden participar en el Consejo de Administración, que es el cuerpo permanente de gestión o de administración de la CTA, cuyas atribuciones estatutarias, deben orientarse hacia el cumplimiento del objeto social de la cooperativa.

Las CTA carecen legalmente de estructuras jerárquicas verticales de carácter laboral que faculten a unos asociados  para dar órdenes de obligatorio cumplimiento a otros asociados,  como sucede entre empleadores y trabajadores ligados por un contrato de trabajo. Por el contrario, la  relación cooperativa es de carácter horizontal, dado que  el vínculo entre los asociados es netamente social e igualitario y carece de predeterminación alguna de carácter subordinado.

Los asociados a la CTA solo ejecutan las obras o labores que les están reservadas estatutariamente, para el cumplimiento del objeto o finalidad para el cual decidieron asociarse voluntariamente y que desarrollan trabajando individual o conjuntamente para la CTA., en forma autogestionaria, ya sea en las dependencias de la cooperativa o en las de terceros.

La CTA debe ser propietaria, poseedora o tenedora tanto de los medios materiales para el desarrollo de las labores encomendadas, como de los necesarios para el impulso  organizacional y administrativo de la CTA.

Las relaciones entre la CTA y sus asociados, son de naturaleza cooperativa y solidaria y por lo tanto se regulan por la legislación cooperativa, por los estatutos de la CTA, por el acuerdo cooperativo, por el  régimen de trabajo asociado, por el régimen de compensaciones y por los demás regímenes aprobados, pero en ningún caso por el Código Sustantivo del Trabajo.

Las CTA pueden asociarse entre sí para el cumplimiento de sus fines económicos o sociales y en organismos de segundo grado de carácter nacional o regional, en desarrollo del  artículo 38 de la Constitución.

La ley prohíbe expresamente a las CTA que realicen intermediación laboral o que envíen trabajadores en misión a usuarios o terceros beneficiarios del servicio y establece la responsabilidad solidaria entre la CTA que suministre trabajadores en forma ilegal y el usuario o tercero beneficiario.

Las CTA son las responsables del pago de contribuciones parafiscales y del proceso de afiliación y pago de los aportes de los trabajadores asociados al Sistema de Seguridad Social Integral, en los subsistemas de salud, pensiones y de riesgos profesionales y para tales efectos, les serán aplicables todas las disposiciones legales vigentes sobre la materia, para trabajadores dependientes.

Las cooperativas de trabajo en Perú

El texto único ordenado del Decreto Legislativo No. 728- Ley de formación laboral, en los arts. 46 y siguientes del capítulo II- De la promoción del empleo autónomo,  establece que el Estado promoverá la consecución de un empleo pleno, productivo y libremente elegido, a través de la promoción de formas asociativas decididas por los propios trabajadores, entre otras mediante Cooperativas de Trabajadores que comprenden las modalidades asociativas de trabajo y fomento del empleo y las Cooperativas de Trabajo Temporal que podrán prestar servicios a otras empresas denominadas usuarias.

A diferencia de la regulación de las cooperativas en Colombia, que excluyen la aplicación de la legislación laboral para sus asociados, en Perú  las cooperativas deben reconocer a sus socios trabajadores, ingresos y condiciones de trabajo no inferiores a los que les corresponde a los trabajadores pertenecientes a la empresa usuaria del servicio, que realicen labores análogas. Adicionalmente, deben reconocer a los socios trabajadores …todos los derechos y beneficios sociales establecidos por los trabajadores pertenecientes al régimen laboral de la actividad privada…

La realidad en Colombia

La figura de las CTA ha sido utilizada indebidamente en Colombia, como una forma de intermediación laboral.

Más del 65% de las CTA existentes en el país, se han conformado por  trabajadores retirados de  empresas e  inducidos por sus ex empleadores, a integrar cooperativas como un mecanismo para continuar la prestación de servicios.

El origen inducido de las CTA ha generado vicios estructurales casi generalizados, como el desconocimiento de los principios del cooperativismo, de la autogestión colectiva, de la  autonomía y de la solidaridad.

El antecedente laboral y no cooperativo de las CTA inducidas, ha trasladado la estructura salarial de los trabajadores dependientes, en su definición y cuantía, al igual que sus prestaciones sociales, vacaciones e indemnizaciones, a las compensaciones de los asociados que son de naturaleza eminentemente cooperativa.

Esta asimilación ha sido tan recurrente y perversa, que inicialmente con base en la costumbre y ahora por ley de la República, existen compensaciones ordinarias equivalentes al salario mensual y compensaciones extraordinarias que cumplen las funciones de la prima de servicios, el auxilio de cesantía y los intereses a la cesantía y todo ello, pese a que las cooperativas no se rigen por la ley laboral.

A través del tiempo, las regulaciones ejecutivas referentes a las CTA se han caracterizado por un  afloje y tire que  en unas oportunidades favorece la creación de cooperativas de trabajo en desarrollo de claras orientaciones constitucionales [2] y en otras, en parte con razón para minimizar sus ventajas comparativas y evitar que sean utilizadas como intermediarias laborales, [3] les aplica con todo su rigor, los controles parafiscales y de seguridad social, que corresponden al trabajo dependiente formal.

El resultado ha sido una regulación que fusiona la naturaleza cooperativa de las CTA con los controles laborales que  competen a las unidades de explotación económica, que ocupan trabajadores dependientes.

La falta de un tratamiento uniforme y permanente hacia las CTA, en otras ocasiones, obedece a la reacción intemperante del ejecutivo, por vía de ejemplo, cuando en el marco de las conversaciones tendientes a la firma del todavía no suscrito  tratado de libre comercio con Estados Unidos de Norteamérica, [4] éste país manifestó  preocupación frente a la figura de las  organizaciones autogestionarias no sujetas a la normatividad laboral, calificándolas como herramientas de dumping social [5] que colocarían a Colombia, en posición de ventaja comparativa. En esa oportunidad, el gobierno dictó el Decreto 2879 de 7 de septiembre de 2004 que derogó por vicios sustantivos, mediante el Decreto 2996 de 16 de septiembre de 2004. [6]

Adicionalmente, la Organización Internacional del Trabajo-OIT que es la principal referencia  para el cumplimiento de los estándares laborales en los tratados de libre comercio a nivel de normas internacionales del trabajo, reconoce por un lado, en la Recomendación 193 de 2002, [7] la importancia independencia y posibilidad que tienen  los entes cooperativos de trabajo autogestionario de ser una alternativa contra el desempleo,  pero por otro lado, encuadra el concepto de asociado en el de trabajador independiente, generando una confusión conceptual que hasta ahora no ha sido superada. [8]

En la actualidad, muchas de las CTA inducidas continúan prestando servicios a un solo cliente, que es generalmente,  el antiguo empleador de sus asociados y aún hoy, cuando los controles legales y administrativos se han endurecido mediante fuertes sanciones en contra de la intermediación laboral, todavía está lejos la asimilación por parte de los asociados a las CTA, a los principios cooperativos como una realidad organizacional y económicamente sostenible por su autogestión.

La supeditación de las CTA inducidas a un solo cliente que como decíamos es las más de las veces,  el antiguo empleador de los asociados, hace que éstos lo vean todavía como su patrono y quieran presionarlo con métodos sindicales, con paros en el trabajo o afiliándose a sindicatos gremiales independientes [9] que de hecho han sido el motor de grandes paros de asociados de las CTA en los años 2005 y 2008, especialmente en el sector económico de la agroindustria.

La afiliación a sindicatos gremiales por parte de los asociados de las CTA, nos coloca frente a dos modalidades de derecho de asociación ejercidas por los mismos sujetos: …El derecho de libre asociación para el desarrollo de las distintas actividades que las personas realizan en sociedad…del artículo 38 de la Constitución colombiana y el derecho de asociación de empleadores y de trabajadores…en defensa de sus intereses, formando asociaciones profesionales o sindicatos…, del artículo 39 constitucional. [10]

Los sindicatos en Colombia están concebidos para ser integrados principalmente por trabajadores, es decir, por personas que de acuerdo con la ley colombiana, prestan servicios personales dependientes. De otro lado, en el país siempre se ha privilegiado la negociación colectiva con los  sindicatos de empresa y se ha rechazado salvo muy contadas excepciones,[11] la negociación ampliada con sindicatos,  que aglutinan trabajadores pertenecientes a varias empresas o a varios empleadores.

No obstante lo anterior, la ley otorga la posibilidad de que personas dependientes o independientes que comparten la misma profesión, oficio o especialidad, se agrupen en sindicatos gremiales, pero este tipo de sindicatos,  por sus características, al igual que los de industria o por rama de actividad económica y los de oficios varios, adolecen de limitaciones en el ejercicio de las facultades sindicales, en especial las que guardan relación con el  conflicto colectivo.

En efecto, ante un conflicto colectivo que pueda dar por resultado la firma de una convención o convenio colectivo o la suspensión del trabajo o que deba ser solucionado mediante el arbitramento obligatorio, el delegado del sindicato debe ser …trabajador del gremio o de la industria o rama de actividad económica… y debe dirigirse siempre a un … patrono o su representante…quien está en la obligación de recibirlo e iniciar conversaciones,  en la etapa de arreglo directo.

La legislación no prevé un procedimiento que permita que un pliego de peticiones originado en un sindicato gremial cuyos miembros sean trabajadores dependientes de diferentes empleadores, pueda ser presentado a varios patronos o al representante de varios patronos, para efectos de una negociación en rama. La normatividad por el contrario, limita indiscutiblemente la negociación colectiva en estos casos, a un patrono o su representante, a una unidad económica y a un sindicato con afiliados que sean trabajadores de la empresa, lo que se puede describir, así: Sindicato gremial, de industria o rama de actividad al que estén afiliados trabajadores de la empresa  VS. el único empleador de los afiliados.

Si la realidad demuestra que la participación efectiva de los sindicatos gremiales de trabajadores en conflictos colectivos  económicos o de intereses, a nivel de rama, es excepcional, [12] cuál será la posibilidad que tienen sindicatos gremiales independientes, es decir, que carecen de empleador, para iniciar un conflicto colectivo?

En principio se puede decir que dicha posibilidad es prácticamente nula, como quiera que un sindicato gremial independiente adolece de herramientas legales para iniciar un conflicto colectivo (negociación, convención, huelga), mediante la presentación de pliegos de peticiones, por cuanto coloquialmente hablando, carece de empleador doliente, ya que ni las CTA ni el cliente beneficiario de los servicios, tienen la calidad de empleadores.

Es así como, en mi sentir el sindicato NO podría presentar VALIDAMENTE pliegos de peticiones, a las CTA a las que se encuentran asociados sus representados  por cuanto la CTA NO es la empleadora de sus asociados sindicalizados y su relación con ellos se regula por la legislación cooperativa y no por la legislación laboral. En el evento en que se presentaren uno o varios pliegos de peticiones a las CTA, las cooperativas NO tendrían la obligación de negociarlos, con base en los argumentos anteriores y adicionalmente, por cuanto se estaría ante el absurdo de un petitorio que parte de si mismos (asociados miembros de un sindicato gremial) para o contra ellos mismos (los asociados de las CTA).

De otro lado, el sindicato gremial de asociados a las CTA, tampoco podría presentar VALIDAMENTE un pliego de peticiones al cliente, en la medida en que  éste tampoco es  empleador de los asociados sindicalizados, sino es un contratante comercial NO LABORAL, de las CTA que los asocian, con el objeto de prestar un servicio o realizar una obra.

En conclusión,  si el sindicato gremial independiente NO puede presentar pliegos de peticiones, tampoco puede adelantar su tramitación legal, ni  declarar la huelga, ni celebrar convenciones colectivas, ni contratos sindicales. [13]

La jurisprudencia

La utilización irregular de la figura de las CTA ha permeado también la jurisprudencia de las altas Cortes,  especialmente de  la Corte Constitucional que  en aras de la defensa de los derechos fundamentales  al trabajo, a la salud, a la dignidad y a la igualdad,  ha venido sosteniendo  la existencia de relación laboral, ya sea entre el asociado y la CTA, como entre el asociado y la empresa  beneficiaria de su producción o servicios y la solidaridad entre ambas, con anterioridad a la reglamentación legal al respecto.

Observo la siguiente situación: La irregularidad es del 100% en todas las CTA que se llevan a los estrados judiciales o a la jurisprudencia colombiana le ha faltado asumir la legislación cooperativa  como relevante para su análisis, verificando  en la realidad y/o in situ el funcionamiento de los órganos cooperativos, como la asamblea, el consejo directivo, el gerente, liquidación de compensaciones, distribución de excedentes etc, para establecer si se trata de vínculos genuinos o abusos de la figura, para eludir la aplicación de la normatividad laboral.

Una de las posturas de la Corte es que los asociados en una CTA, no realizan en la práctica ningún aporte de trabajo a la cooperativa, porque de acuerdo con el alto tribunal, su aporte lo hacen para otra persona natural o jurídica y como contraprestación reciben un pago que responde a la efectiva prestación de tareas  y no a su condición de socio.

Algunas sentencias de la Corte Constitucional-CC, nos ilustran acerca de su posición hacia las CTA, así: La CC, analizó la constitucionalidad de la ley 79 de 1988  por la que se actualiza la legislación cooperativa (Sentencia C-211 de 2000) señalando que (i) las CTA  surgen de la voluntad libre y autónoma de un grupo de personas que decide unirse para trabajar mancomunadamente, bajo las reglas de sus propios estatutos o reglamentos internos. (ii) Dado que los socios son los mismos trabajadores,  pueden pactar las reglas que han de gobernar las relaciones laborales, al margen del Código Sustantivo de Trabajo. (iii) Todos los asociados tienen derecho a recibir una compensación por el trabajo aportado, además de participar en la distribución equitativa de los excedentes que obtenga la cooperativa. (iv) Solo en casos excepcionales y en forma transitoria u ocasional, se permite que las CTA contraten trabajadores, quienes si se regirán por la legislación laboral vigente.

Visto el entendimiento de la CC respecto a la autonomía, solidaridad, igualdad y autogestión de las CTA, en sentencias de tutela [14] (T-1.796.615/08) ha  establecido  que la forma de ejecución del objeto de la CTA, puede modificar la relación entre los asociados,  en la medida en que si el asociado no trabaja directamente para la CTA sino que lo hace para un tercero, del que  recibe órdenes y cumple horarios y además,  la relación con el tercero surge por mandato de la CTA (T-445 de 2006) dice la CC que puede predicarse la existencia de un vínculo subordinado del que se puede deducir un contrato realidad laboral, encubierto en una asociación cooperativa. (T-063 de 2006) Así las cosas, (T-504 de 2008) si el tercero que contrata los servicios de una CTA funge como empleador, pues lejos de tener una relación horizontal con el asociado, presenta un vínculo de subordinación susceptible de ser analizada bajo los parámetros de la ley laboral, como cuando (T-643 de 2007) de los hechos se desprende  que la empresa cliente tiene la potestad de determinar las condiciones de tiempo, modo y lugar en que se van a desarrollar las actividades laborales contratadas y goza de la facultad de definir la forma en que se va a realizar el pago de los servicios. En (T-1173/03), también hizo acopio de la presunción del contrato realidad laboral,   … al comprobarse una prestación del servicio, un subordinación a la cooperativa y una remuneración por el servicio prestado En   (T-900 de 2004)  la CC no solamente tuvo en cuenta que el asociado prestaba su servicio en las instalaciones de un tercero, sujeto a sus condiciones de tiempo, modo y lugar de prestación del servicio, lo que configuraba una vez más, los tres elementos de la relación laboral, sino que además el acuerdo cooperativo,  no contenía  mención alguna al derecho a participar en la distribución equitativa de los excedentes que obtuviese  la CTA ni a  los riesgos propios que deben asumir los asociados, concluyendo … que en el acuerdo cooperativo y en su ejecución prevalecen las disposiciones de carácter laboral, sobre aquellas relacionadas con la índole de cooperado, de tal forma que la primacía de la realidad permitió concluir la existencia de un contrato laboral entre la CTA y el asociado. En  (T-471  de 2008),  habla  antes de que el tema se reglamentara, de  obligación solidaria respecto al asociado, entre la empresa beneficiaria y la CTA,  en la misma forma en que se predica entre contratistas independientes y contratantes o beneficiarios de la obra, cuando los primeros ejecutan labores que se hallan dentro del objeto social de los segundos.  Deduce la solidaridad de la intermediación laboral prohibida en  que incurrieron la CTA y el tercero contratante, posición reiterada en las sentencias  (T-780 y T-962 de 2008)

Primeras conclusiones

El cumplimiento de las premisas pareciere inalcanzable frente a las CTA inducidas, en las que ninguno de los partícipes (asociados/ beneficiarios/ sindicatos gremiales independientes) pareciere entender  la naturaleza autogestionaria y solidaria del trabajo asociado, como una alternativa de desarrollo personal y colectivo frente al desempleo creciente.

Sin embargo, no todo es un túnel sin salida, si para afirmarlo basta el ejemplo, de una  CTA  que se dio a la tarea de iniciar  diversos proyectos como una tienda comunitaria que… pasó de ser una sencilla tienda de abarrotes a un minimercado con sistematización de los registros de las ventas  a partir de una máquina codificadora de barras…y…recibió en comodato un terreno para la construcción de 12 pozos para la piscicultura, con excelentes resultados y la siembra de plátano y yuca para el consumo de sus asociados[15]

Ahora bien, el análisis de los casos en los que deba dilucidarse la naturaleza laboral o cooperativa de una relación, deben partir del principio de que las formas asociativas deben considerarse válidas salvo prueba en contrario y con base en la primacía de la realidad. De esta forma, resulta de obligado análisis,  si la existencia y  vigencia de los principios democráticos, contables y autogestionarios dentro de la CTA, predominan sobre la subordinación técnica, económica y jurídica del tercero, cliente de la CTA, para el que presta servicios.

Así las cosas,  la prestación de  servicios a terceros no debe entenderse SIEMPRE como equivalente a un contrato laboral, pues es de la naturaleza de las CTA, producir bienes en común, ejecutar obras o prestar servicios para satisfacer las necesidades de sus asociados y de la comunidad en general lo que incluye la contratación con terceros. Será entonces, que tercerizar el giro o parte del giro ordinario de un empresa, provoca  fraude laboral?

Este criterio que es el esgrimido por la CC crea una especie de prohibición al derecho fundamental al trabajo, que ni siquiera la ley establece, pues las CTAs solo tienen limitaciones operacionales con relación a la intermediación laboral, pues el hecho de que las CTA no puedan actuar como intermediarias laborales,  tiene que ver con el objeto de la CTA pero NO con el servicio que prestan.

En la práctica y a todos los niveles, se debe independizar el  concepto de salario y prestaciones sociales de las compensaciones de los asociados de las CTA,  pues son sumas recibidas a cuenta de la distribución de los beneficios generados por la CTA en cada ejercicio, que no tienen carácter salarial, sino que se le debe al asociado en su calidad de socio y partícipe de las ganancias sociales en proporción a su trabajo.


[1] En el imaginario, se trata  de un conjunto jurídico  integrado por dos entradas, la realidad  y los valores  y dos salidas, las normas  y la conducta transformadora.

[2] Art. 58 CP Se garantizan la propiedad privada y los demás derechos adquiridos con arreglo a las leyes civiles, los cuales no pueden ser desconocidos ni vulnerados por leyes posteriores….El Estado protegerá y promoverá las formas asociativas y solidarias de propiedad…

[3]Las empresas de servicios temporales deben reconocer salarios y prestaciones sociales a sus trabajadores en misión, al igual que asumir las contribuciones parafiscales asociadas a la relación laboral. En un momento determinado personas particulares y un número notable de EST se constituyeron en cooperativas de trabajo asociado (de papel) con el objeto de excepcionarse de los costos laborales y parafiscales anteriores. Mediante la suplantación de la figura cooperativa, las personas beneficiarias de sus servicios obtenían ahorros aprox. del 15%  sobre lo que antes pagaban a las empresas de servicios temporales por el suministro de personal y los trabajadores dejaban de percibir salarios y prestaciones sociales… Tomado del artículo de Alma Clara García …Comentarios sobre el tratamiento del tema laboral dentro del Afta, futuro Tratado de Libre Comercio entre Colombia (Perú y Ecuador) y los Estados Unidos de América… VNIVERSITAS JURÍDICA No. 109 junio de 2005. Pontificia Universidad Javeriana, Facultad   de Ciencias Jurídicas.

[4]La falta de conocimiento sobre la figura de la CTA y su utilización irregular creó un estado de pánico generalizado entre nuestra contraparte estadounidense al inicio de las conversaciones sobre el TLC, al ser vista como un sistema de abaratamiento de la mano de obra y como tal generador del temido dumping social..Ibídem

[5] La cláusula anti-dumping que propuso EEUU a Colombia para ser incluida en el TLC era del siguiente tenor: …Una parte no dejará de aplicar efectivamente su legislación laboral, por medio de un curso de acción o inacción sostenido o recurrente, de una manera que afecte el comercio entre las partes, después de la fecha de entrada en vigor de este tratado. …

[6] Se expidió el decreto 2879 de 7 de septiembre de 2004 con el objeto de adoptar medidas para controlar la evasión y elusión de aportes parafiscales de las cooperativas de trabajo, desconociendo expresamente la naturaleza jurídica de las CTA al equipararlas a intermediarios de mano de obra temporal o suministradores de trabajadores en misión. La entelequia jurídica de ese decreto llevó al gobierno a derogarlo una semana después de expedido, el 16 de septiembre de 2004 mediante el decreto 2996 de esa fecha…Ibídem.

[7] La OIT posiciona en la resolución citada, a nivel internacional,  la importancia y promoción de las CTA  reconociendo la relevancia … de las cooperativas para la creación de empleos, la movilización de recursos y la generación de inversiones, así como su contribución a la economía destacando que … la mundialización ha creado presiones, problemas, retos y oportunidades nuevos y diferentes para las cooperativas… y argumentando que es preciso utilizar … formas más enérgicas de solidaridad humana en el plano nacional e internacional para facilitar una distribución más equitativa de los beneficios de la globalización…

[8] El concepto de trabajador en Colombia se refiere a una persona natural que presta servicios de carácter personal a otra persona natural o jurídica, bajo continuada subordinación y dependencia y mediante remuneración.

[9] Sin relación con un empleador determinado

[10] El art. 353 del CST Sub. Art. 38 L50/90 Mod. Art. 1o L584/2000 también establece…Derecho de asociación…………….2. Las asociaciones profesionales o sindicatos deben ajustarse en el ejercicio de sus

derechos y cumplimiento de sus deberes, a las normas de este título y están  sometidos a la inspección y vigilancia del gobierno, en cuanto concierne al orden  público.  Los trabajadores y empleadores, sin autorización previa, tienen el derecho de  constituir las organizaciones que estimen convenientes, así como el de afiliarse a  éstas con la sola condición de observar los estatutos de las mismas….

[11] Acuerdo Marco Sectorial-Sector Eléctrico y convención colectiva suscrita con cada una de las fincas del el sector bananero de Urabá, después de haber acordado con el gremio bananero, puntos generales comunes a los empleadores.

[12] Los conflictos colectivos serán  jurídicos, si se refieren a la interpretación de una normativa cuya resolución en últimas estará a cargo de los jueces de la República y económicos o de intereses, si versan sobre petitorios tendientes a modificar derechos existentes o crear derechos nuevos.

[13] Por contrato sindical se entiende el que celebren uno o varios sindicatos de trabajadores con uno o varios patronos o sindicatos patronales para la prestación de servicios o la ejecución de una obra por medio de sus afiliados. El contrato sindical entonces, es viable única y exclusivamente, dentro del  ámbito laboral relacional que surge entre empleadores y trabajadores.

[14] Toda persona tendrá acción de tutela para reclamar ante los jueces, en todo momento y lugar, mediante un procedimiento preferente y sumario, por si misma o por quien actúe a su nombre, la protección inmediata de sus derechos constitucionales fundamentales, cuando quiera que éstos resulten vulnerados o amenazados por la acción o la omisión de cualquier autoridad pública…La protección consistirá en una orden para que aquél respecto de quien se solicita la tutela, actúe o se abstenga de hacerlo…Esta acción solo procederá cuando el afectado no disponga de otro medio de defensa judicial, salvo que aquélla se utilice como mecanismo transitorio para evitar un perjuicio irremediable…Art. 86. Acción de Tutela. Constitución Política de Colombia

[15] Estudio de caso: Las Cooperativas de Trabajo Asociado vinculadas al sector de la Palma Africana en el pie de monte Llanero. Darío Castillo Sandoval, pag. 375

Esta entrada fue publicada en VI Congreso de la AIJDTSSGC. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>