Los Principios Generales del Derecho y los Principios Procesales del Derecho Laboral Mexicano

Manuel Jiménez López

 

Planteamiento del problema

El presente trabajo de investigación, pretende crear inquietud entre los asistentes a este congreso internacional, a fin de que se profundice en la reflexión de los principios del derecho del trabajo en su parte adjetiva, y no necesariamente limitado al derecho mexicano.

Surge la idea en el suscrito al contemplar la posibilidad de asistencia al congreso, del DR. AMÉRICO PLA RODRIGUEZ, a quien debemos esa esplendida obra, de consulta obligada para los juslaboralistas, LOS PRINCIPIOS DEL DERECHO DEL TRABAJO, a la que hacemos referencia en la presente ponencia.

En la delimitación de su obra el DR. PLA, excluye de entrada el estudio de los principios generales del derecho, y sin mencionarlo, también descarta a los principios procesales del derecho laboral, pues su estudio se centra en la parte sustantiva del derecho del trabajo.

En algunos eventos académicos el DR. PLA, se ha declarado no procesalista y sin embargo aborda los temas adjetivos del derecho laboral, con verdadera maestría. La base precisamente de nuestra ponencia dado lo reducido de las mismas lo sustentan las expresiones del referido juslaboralista, en la obra mencionada, que no obstante su brevedad, nos permiten meditar sobre la relación que existe entre los principios generales del derecho y los del derecho procesal del trabajo, tomando en cuenta, además, algunos criterios de interpretación del poder judicial federal en nuestro país.

Los Principios Generales del Derecho

El DR. Américo Plá, en su sobria referencia a los principios generales del derecho, deja de expresar el concepto que de dichos principios tiene, pero nos ofrece, una referencia negativa de ellos, al afirmar:

…No son el catalogo o la recopilación de los distintos principios propios de cada una de las ramas , aunque en cada una de estas ejerzan una función fundamental…” 1

La función fundamental, que el DR. Plá considera desempeñan los principios generales del derecho en el sistema juridico de su país, es la de fuente subsidiaria del derecho; como después veremos en nuestro país desempeñan tanto la función de llenar las lagunas de la ley y también la de coadyuvar en la interpretación y aplicación del derecho.

Por su parte el diccionario jurídico mexicano, nos expresa que los principios generales del derecho son:

… los principios más generales de ética social, derecho natural o axiología jurídica, descubiertos por la razón humana, fundados en la naturaleza racional y libre del hombre, los cuales constituyen el fundamento de todo sistema jurídico posible o actual.” 2

De acuerdo a la definición anterior, los principios generales del derecho son:

…criterios o entes de razón que expresan un juicio acerca de la conducta humana a seguir en cierta situación;…” 3

Su fundamento “… es la naturaleza humana racional, social y libre… expresan el comportamiento que conviene al hombre seguir en orden a su perfeccionamiento como ser humano…”4

Continua manifestando la obra en mención, que el cumplimiento de los principios generales del derecho es necesario para el perfeccionamiento del hombre, y que su obligatoriedad no depende del que estén reconocidos o sancionados por la autoridad política, sino que son obligatorios porque definen un comportamiento que la razón descubre ser necesario al perfeccionamiento del hombre. 5

Estamos de acuerdo con Américo Plá Rodríguez, cuando expresa que los principios generales del derecho no pueden identificarse con los principios propios del derecho laboral, pues su misma calidad de generales “…nos esta indicando la nota de amplitud, de comprensión de todas las ramas, de extensión y aplicación del derecho. “ 6 pero no podemos aceptar que los principios de derecho del trabajo no se apliquen a otras ramas jurídicas como las llama el maestro Plá.

El Poder Judicial Federal Mexicano y los Principios Generales del Derecho.

Los criterios emitidos por los órganos jurisdiccionales definidores de jurisprudencia, como son el pleno, las salas y los tribunales colegiados de circuito, de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, han sido escasos, pero nos permiten perfilar su concepto, ya que dichos juzgadores federales los consideran como dogmas generales que conforman y dan coherencia a todo el ordenamiento jurídico, sin abstenerse de fijarle, no uno, sino dos criterios de determinación de su naturaleza, atendiendo al derecho positivo y a la filosofía jurídica, fijando también su objeto, funciones y estableciendo la jerarquía que en sistema jurídico mexicano les corresponde, en las tesis que en seguida reproducimos

Octava Época

Instancia: TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO.

Fuente: Semanario Judicial de la Federación

Tomo: III, Segunda Parte-2, Enero a Junio de 1989

Página: 573

PRINCIPIOS GENERALES DEL DERECHO. SU FUNCION EN EL ORDENAMIENTO JURIDICO. Tradicionalmente se ha considerado en el Sistema Jurídico Mexicano que los jueces para la decisión de los asuntos sometidos a su conocimiento están sujetos a la observancia no sólo del derecho positivo-legal, sino también de los dogmas generales que conforman y dan coherencia a todo el ordenamiento jurídico, que se conocen como principios generales del derecho según la expresión recogida por el constituyente en el artículo 14 de la Carta Fundamental.- La operancia de estos principios en toda su extensión -para algunos como fuente de la cual abreva todas las prescripciones legales, para otros como su orientación a fin- no se ha entendido restringida a los asuntos de orden civil tal y como podría desprenderse de una interpretación estricta del artículo constitucional invocado, sino que aun sin positivización para otros órdenes de negocios, es frecuentemente admitida en la medida en que se les estima como la formulación más general de los valores ínsitos en la concepción actual del derecho.- Su función desde luego no se agota en la tarea de integración de los vacíos legales; alcanza sobre todo a la labor de interpretación de la ley y aplicación del derecho, de allí que los tribunales estén facultados y, en muchos casos, obligados a dictar sus determinaciones teniendo presente, además de la expresión de la ley siempre limitada por su propia generalidad y abstracción, los postulados de los principios generales del derecho, pues éstos son la manifestación auténtica, prístina, de las aspiraciones de la justicia de una comunidad.

 

En el recurso de Queja 203/87, cuyos datos de identificación son: Séptima Época, instancia: TERCER TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA ADMINISTRATIVA DEL PRIMER CIRCUITO. Fuente: Semanario Judicial de la Federación, Tomo: 217-228 sexta parte, página 514, en el que fue ponente el ministro Genaro David Góngora Pimentel, ex presidente de nuestro mas alto tribunal jurisdiccional, se dicto la tesis que en relación a los principios generales del derecho expresa:

… ¿Qué ha entendido el Alto Tribunal por principios generales del derecho? Para fijar el concepto de los principios generales del derecho la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha sostenido dos criterios: 1o. En el primero, relacionado con el derecho positivo, declara que “son los principios consignados en algunas de nuestras leyes, teniendo por tales no sólo las que se han expedido después de 1917, sino también las anteriores a la Constitución de 1917” (Quinta Epoca, Tomos XIII y XLIII, páginas 995 y 858, respectivamente). 2o. En el segundo que pudiéramos llamar de índole filosófico, establece que: “Son verdades jurídicas notorias, indiscutiblemente de carácter general, como su mismo nombre lo indica, elaboradas o seleccionadas por la ciencia del derecho, de tal manera que el Juez pueda dar la solución que el mismo legislador hubiere dado si hubiere estado presente o habría establecido si hubiere previsto el caso, siendo condición que no desarmonicen o estén en contradicción con el conjunto de normas legales cuyas lagunas deben llenar”. (Quinta Epoca, Tomo LV, página 2641)…”

La tesis relacionada es la siguiente:

Quinta Época

Instancia: Tercera Sala

Fuente: Semanario Judicial de la Federación

Tomo: LV

Página: 2642

PRINCIPIOS GENERALES DE DERECHO. El artículo 14 de la Constitución Federal elevó, a la categoría de garantía individual el mandato contenido en los artículos 20 del Código Civil de 1884, y 1324 del Código de Comercio, en el sentido de cuando no haya ley en que fundarse para decidir una controversia, la resolución de ésta debe fundarse en los “principios generales del derecho”, y la constitución limita la aplicación de estos “principios”, como garantía individual, a las sentencias definitivas, en tanto que la legislación común, así como las de diversos Estados de la República, y el artículo 19 del Código Civil, actualmente en vigor en el Distrito Federal, autoriza que se recurra a los “principios generales del derecho” como fuente supletoria de la ley, para resolver toda clase de controversias judiciales del orden civil. Universalmente se conviene en la absoluta necesidad que hay de resolver las contiendas judiciales sin aplazamiento alguno, aunque el legislador no haya previsto todos los casos posibles de controversia; pues lo contrario, es decir, dejar sin solución esas contiendas judiciales, por falta de ley aplicable, sería desquiciador y monstruoso para el orden social, que no puede existir sin tener como base la justicia garantizada por el Estado, y por ello es que la Constitución Federal, en su artículo 17, establece como garantía individual, la de que los tribunales estén expeditos para administrar justicia, en los plazos y términos que fija la ley, y los códigos procesales civiles, en consecuencia con este mandato constitucional, preceptúan que los jueces y tribunales no podrán, bajo ningún pretexto, aplazar, dilatar ni negar la resolución de las cuestiones que hayan sido discutidas en el pleito; pero las legislaciones de todos los países, al invocar los “principios generales del derecho”, como fuente supletoria de la ley, no señalan cuáles sean dichos principios, qué características deben tener para ser considerados como tales, ni qué criterio debe seguirse en la fijación de los mismos; por lo que el problema de determinar lo que debe entenderse por “principios generales del derecho”, siempre ha presentado serios escollos y dificultades, puesto que se trata de una expresión de sentido vago e impreciso, que ha dado motivo para que los autores de derecho civil hayan dedicado conjuntamente su atención al estudio del problema, tratando de definir o apreciar lo que debe constituir la esencia o índole de tales principios. Los tratadistas más destacados del derecho civil, en su mayoría, admiten que los “principios generales del derecho” deben ser verdades jurídicas notorias, indiscutibles, de carácter general, como su mismo nombre lo indica, elaboradas o seleccionadas por la ciencia del derecho, mediante procedimientos filosófico jurídicos de generalización, de tal manera que el Juez pueda dar la solución que el mismo legislador hubiere pronunciado si hubiere estado presente, o habría establecido, si hubiere previsto el caso; siendo condición también de los aludidos “principios”, que no desarmonicen o estén en contradicción con el conjunto de normas legales cuyas lagunas u omisiones han de llenarse aplicando aquéllos; de lo que se concluye que no pueden constituir “principios generales del derecho”, las opiniones de los autores, en ellas mismas consideradas, por no tener el carácter de generalidad que exige la ley y porque muchas veces esos autores tratan de interpretar legislaciones extranjeras, que no contienen las mismas normas que la nuestra.

 

Por lo que respecta a la jerarquía de los principios generales del derecho, la extinta H Cuarta Sala sostuvo el siguiente criterio:

Sexta Época

Instancia: Cuarta Sala

Fuente: Semanario Judicial de la Federación

Tomo: Quinta Parte, XIII

Página: 245

TRABAJADORES DEL ESTADO. PRINCIPIOS GENERALES DE DERECHO COMO SUPLETORIOS DEL ESTATUTO DE LOS TRABAJADORES AL SERVICIO DE LOS PODERES DE LA UNION. No puede justificarse la actitud del titular de una unidad burocrática que, cuando considere que un empleado ha incurrido en alguna de las causas que justifiquen la terminación de su nombramiento, lo suspenda sin autorización sindical, aun cuando a la postre se reconozca su derecho para despedirlo, sin que pueda invocarse en apoyo de aquella justificación el principio general de derecho de que el que puede lo más puede lo menos, porque conforme al artículo 8o. del mencionado estatuto, las relaciones de los titulares y sus trabajadores se rigen, en primer lugar, por las leyes especiales y por el propio estatuto, después, por la Ley Federal del Trabajo y, en su defecto, por la costumbre, las leyes de orden común, los principios generales de derecho y la equidad, siendo obvio que si el estatuto contiene normas aplicables al caso, ellas son las que lo rigen y no los principios generales de derecho que constituyen una fuente de inferior jerarquía.

 

 

Los Principios procesales

La corriente mayoritaria de la doctrina procesal considera que los principios adjetivos, son:

Aquellos criterios o ideas fundamentales, contenidos en forma explícita o implícita en el ordenamiento jurídico, que señalan las características principales del derecho procesal y sus diversos sectores, y que orientan el desarrollo de la actividad procesal” 7

De tal definición podemos deducir que los principios procesales también son criterios o entes de razón que expresan una opinión acerca de la conducta de los sujetos procesales, a seguir en el proceso jurisdiccional y tienen una doble función, pues permiten determinar las principales características del derecho procesal, de sus diversos sectores y de las ramas que comprenden, y ofrecen a dichos sujetos procesales, criterios para la interpretación e integración del mismo.

Las disciplinas procesales especiales se pueden agrupar en función no solo de la naturaleza de las normas sustantivas, sino también del interés entre las partes, pues se sustentan en principios diferentes; la doctrina procesal identifica tres tipos de principios: a) los básicos que son principios comunes a todas las disciplinas procesales especiales, b) los alternativos que se aplican en lugar de otros que normalmente tendrían una opción contraria, y c) los particulares, fundamentales o formativos que orientan cada tipo de proceso en particular. La doctrina procesal tomando en cuenta esta ultima clasificación, divide los distintos procesos en los siguientes tipos:

1.- Proceso de interés individual o privado, en el cual predomina el principio dispositivo, con iniciativa de parte y disponibilidad del objeto del proceso;

2.- Proceso de interés social, en el cual rige el principio de igualdad por compensación, con iniciativa de parte pero indisponibilidad del objeto del proceso, y

3.- Proceso de interés público, en el cual impera el principio publicístico, con intervención normalmente de dos órganos del Estado con funciones de Juez y parte y una relativa indisponibilidad del objeto del proceso, que admite modalidades y salvedades. ” 8

 

Los principios procesales del Derecho Laboral Mexicano.

En su excelente obra, el maestro Américo Plá, deja de analizar los principios de la parte adjetiva del derecho laboral, los cuales la doctrina procesal, suele dividirlos en las tres categorías, que hemos señalado anteriormente.

Los principios particulares o específicos de cada disciplina procesal, entre estas el derecho procesal laboral, no necesariamente tienen aplicación exclusiva en el derecho del trabajo, estos también son aplicables en las demás áreas del derecho social, ya que la protección que el legislador otorga a la parte económicamente débil de la relación agraria, de seguridad social y laboral, lo realiza estableciendo mediante una desigualdad, la igualdad perdida por la distinta condición que tienen en el orden económico de la vida, utilizando la expresión de Eduardo J. Couture, los campesinos, el trabajador y sus beneficiarios.

El Derecho Procesal Laboral nacional, informal por naturaleza, contiene principios diferentes a las demás disciplinas procesales especiales, que lo perfilan como ordenamiento jurídico de naturaleza social, pues basta el análisis del artículo 685 de la Ley Federal del Trabajo para encontrar principios expresos que señalas sus características y orientan el desarrollo de la actividad procesal laboral, en franca protección al trabajador y sus beneficiarios.

Hemos señalado con anterioridad que los principios procesales son criterios o ideas fundamentales que en forma explícita o implícita se encuentran en el ordenamiento jurídico para orientar el desarrollo de la actividad procesal; tomando en cuenta lo anterior consideramos que los principios del Derecho Procesal laboral mexicano, son las ideas fundamentales que determinan las características y modalidades propias del proceso laboral nacional, que han orientado la actividad procesal, ofreciendo al juzgador del trabajo: ordinario y constitucional; criterios para la interpretación e integración de la norma procesal del trabajo.

El Derecho Procesal laboral mexicano, cuenta con líneas directrices o ideas fundamentales que en forma explícita algunas veces, como serían las contenidas en el artículo 685 de la Ley Federal del Trabajo en vigor, y en otras implícita, determinan sus características y le dan orientación, precisamente en el párrafo segundo del numeral citado encontramos la primera referencia al principio tema de nuestro trabajo.

La relación que consideramos existe entre los principios generales del derecho y los principios procesales del derecho laboral mexicano, es la de que siendo ambos entes de razón que expresan un juicio acerca de la conducta de sujetos jurídicos, los primeros sin distinción alguna, en cambio los segundos particularmente a los sujetos procesales, relativa a la conducta a seguir en el proceso jurisdiccional laboral, ambos tienen la función de llenar las lagunas de la ley y también la de coadyuvar en la interpretación y aplicación del derecho, teniendo los principios procesales del trabajo la función especifica de determinar las características y modalidades propias del proceso laboral nacional y orientar la actividad procesal, ofreciendo al juzgador del trabajo: ordinario y constitucional; criterios para la interpretación e integración de la norma procesal del trabajo.

 

Conclusiones

PRIMERA: El carácter sumario de esta investigación, solo permite que puedan dejarse planteadas algunas reflexiones sobre la relación entre los principios generales del derecho y los principios procesales del derecho del trabajo, ya que teniendo ambos, calidad de criterios o entes de razón, que expresan un juicio acerca de la conducta humana a seguir en cierta situación, los últimos se concretizan solamente en el proceso jurisdiccional laboral al que perfilan y le dan sustento jurídico.

SEGUNDA: Ambos tienen la función de llenar las lagunas de la ley y también la de coadyuvar en la interpretación y aplicación del derecho, teniendo los principios procesales del trabajo, la función especifica de determinar las características y modalidades propias del proceso laboral nacional y orientar la actividad procesal del derecho del trabajo

TERCERA: Los principios del Derecho Procesal Laboral mexicano, son las ideas fundamentales que determinan las características y modalidades propias del proceso laboral nacional, que orientan la actividad procesal, ofreciendo al juzgador del trabajo: ordinario y constitucional; criterios para la interpretación e integración de la norma procesal del trabajo.

 

Bibliografía

DE BUEN LOZANO, Néstor, “DERECHO PROCESAL DEL TRABAJO,” Editorial Porrúa, S.A., México, 1988.

GOMEZ LARA, Cipriano, “TEORIA GENERAL DEL PROCESO,” Editorial de textos Universitarios, UNAM, 1980.

ITALO MORALES, Hugo, “DERECHO PROCESAL DEL TRABAJO,” 3a. Edición, Editorial Trillas, México, 1989.

OVALLE FAVELA, José, “TEORÍA GENERAL DEL PROCESO,” Ed. Oxford, Quinta Edición, México 2001.

PLÀ RODRIGUEZ, Americo, “LOS PRINCIPIOS DEL DERECHO DEL TRABAJO,” Segunda Edición actualizada, Ediciones Depalma, Buenos Aires, 1987.

PORRAS LOPEZ, Armando, “DERECHOS PROCESAL DEL TRABAJO,” Editorial Cajica, Puebla, México, 1956.

ROSS GAMEZ, Francisco, “DERECHO PROCESAL DEL TRABAJO,” Editorial Cárdenas Editores, México, 1991.

TRUEBA URBINA, Alberto, “TRATADO TEORICO-PRACTICO DE DERECHO PROCESAL DEL TRABAJO,” Editorial Porrúa, México, 1965.

 

1 PLA RODRIGUEZ, Américo, LOS PRINCIPIOS DEL DERECHO DEL TRABAJO, Ediciones de Palma, 2dª Edición Actualizada, Buenos Aires 1978, pág. 7

 

2 Instituto de Investigaciones jurídicas DICCIONARIO JURÍDICO MEXICANO Tomo VII, P-Reo, Universidad Autónoma de México, México 1984, pagina 222

 

3 Ibídem

 

4 Ibídem

 

5 Cfr. Ibidem

 

6 Plá RODRIGEZ, Op. Cit. Pag. 6

 

7 OVALLE FAVELA, José. TEORÍA GENERAL DEL PROCESO. Editorial Oxford, quinta edición, México 2001, pág. 192

 

 

8 Idem pag. 53

Los comentarios están cerrados.